domingo, 10 de mayo de 2009

Amor en tiempos de Influenza... Parte 6 Gran Final

Aimée despertó en un hospital.

Pero ella no está ahí por la influenza, aunque tambien la sometieron a esos examenes, ella está ahí por insuficiencia cardiaca.

Aimée nació con una enfermedad cardiaca pero no lo sabía, su padre había decidido no decirle para dejarla tener una vida normal y enterarla cuando él la considerara lista.
El hecho de que en la última semana Meme no probara alimento, no durmiera y la 'depresión' en la que estaba, es lo que estaba causando la deficiencias en su corazón.

Al abrir los ojos lo primero que vió fue a su padre sentado a su lado, pero lo primero que dijo, o más exactamente preguntó, fue "¿Dónde está Julián?

-Afuera, él fue quién me aviso lo sucedido, nena, no voy a regañarte, lo hecho, hecho está, pero mira lo que te pasó por salir a buscarlo, no se ni entiendo que tan especial son el uno para el otro, pero no quiero perderte por culpa de un amor pasajero, si eso es lo que esto es.
Ahora solo quiero que te recuperes y vuelvas a casa, ya despues veremos que pasa.

-No, no lo es, no es pasajero. Papá, no lo entiendes, es de verdad, se que piensas que por ser joven soy inexperta, pero no me conoces tanto Carlos. Quiero verlo.

Don Carlos dejó pasar a Julián con la única condición de no alterar a su hija.
Fue lo único que le dijo, que ella no podía alterarse, pero no mencionó nada sobre la enfermedad de Aimée.

Entonces con el rostro lleno de amor y esperanza entro a verla.

-Julián, estas vivo, yo... el día que fui al hospital escuche que... yo pensé que tú...
-Olvidalo Aimée, por mi culpa estás aquí, no sabes lo mal que me siento, quiza debí buscarte de otra manera, no sabía lo que pasaba contigo, perdóname.
-No, no, no. No tengo nada que perdonarte amor. Yo me precipité tanto, la sola idea de saber que te había perdido, rompió todo dentro de mi pero ya has venido a unirlo. Contigo aquí lo que pase conmigo no sera nada malo, mientras estes aquí estare bien pase lo que pase.

Después de hablar un par de minutos más Julián se fue, no sin hacerle la promesa de regresar al día siguiente y así fue.

Todo el día siguiente los dejaron estar juntos, pero Aimée no presentaba mejorías, su corazón estaba muy cansado, algunos de sus órganos no estaban respondiendo como debían y esto empezaba a causarle otros malestares, los médicos hacen lo que pueden, pero el destino de Meme es incierto.

La mañana siguiente Aimée desperto sola, su padre había salido a arreglar algunos asuntos y Julián llegaría al medio día. Algo andaba mal, hoy más que ningun otro día de los anteriores Aimée no se sentía bien, le dolía todo el cuerpo, por dentro y por fuera, la cabeza y el dolor en el pecho era apenas soportable. Pero decidió no decir nada para no arruinar su encuentro con Julián.

Julían llegó con un ramo de orquídeas, moradas, el color favorito de Meme.
Emocionado le contó que la epidemia en la ciudad estaba cediendo por lo que en cuanto la dieran de alta podrían salir a muchos lugares pues Don Carlos ya había dado consentimiento.
Además de que tambien habían dado ya la fecha de cuando se reanudarían las clases y él podría recogerla para llevarla a casa.

-Sí, sería lindo. Dijo Aimée sin mucho ánimo.
-Aimée ¿te pasa algo, te sientes mal? Puedo llamar al doctor.
-No es nada, creo que solo estoy cansada, no se por qué si me la paso en esta cama.
-Puedo dejarte dormir si quieres.
-No Julián, quiero seguir escuchandote. Sabes? Me encantó saber que desde hacía ya tiempo me mirabas en el metro, que tonta, yo nunca te había visto.
-Ja, si, es que me daba pena acercarme, no se, te veías tan seria y como sumegida en tu mundo, y además por mucho tiempo me bastó solo mirarte, hasta que no pude más.
-Hay una canción que me gusta mucho, encontré algunas coincidencias de nuestra historia con la que cuenta la canción, se llama Jueves es de la Oreja de Vangogh. Ya se que no te gusta el pop pero quiero cantartela.
Tu y yo nos conocimos un jueves, en la canción se conocen en un tren, tu y yo en el metro, que chistoso no crees?

Entonces, con las pocas fuerzas que le quedaban, y con su padre llorando mirando desde afuera, Aimée comenzó a cantar:

"Si fuera más guapa y un poco más lista, si fuera especial, si fuera de revista, tendría el valor de cruzar el vagón y preguntarte quién eres.
Te sientas enfrente y ni te imaginas que llevo por ti mi falda mas bonita, y al verte lanzar un bostezo al cristal se inundan mis pupilas.
De pronto me miras, te miro y suspiras,yo cierro los ojos tu apartas la vista,apenas respiero me hago pequeñita y me pongo a temblar.
Y asi pasan los dias de lunes a viernes,como las golondrinas del poema de Bequer, de estaciona estacion, de frente tu y yo va y viene el silencio.
De pronto me miras, te miro y suspiras,yo cierro los ojos tu apartas la vista, apenas respiero me hago pequeñita y me pongo a temblar.
Y entonces ocurre, despiertan mis labios, pronuncian tu nombre tartamudeando, supongo que piensas que chica mas tonta, y me quiero morir.
Pero el tiempo se para, te acercas diciendo, yo aun no te conozco y ya te echaba de menos, cada mañana rechazo el directo y elijo este tren.
Y ya estamos llegando, mi vida ha cambiado, un dia especial este 11 de marzo, me tomas la mano, llegamos a un tunel que apaga la luz.
Te encuentro la cara gracias a mis manos, me vuelvo valiente y te beso en los labios, dices que me quieres y yo te regalo el ultimo soplo de mi corazón."

Al llegar a la última frase, se corta la voz de Aimée y cierra los ojos ante la mirada inherte de Julián.

-¿Aimée?
Con un hilo de voz, lo último que dice Aimée es "Je t'aime Julián"

-Julián... Dice Don Carlos entre lágrimas.
-No. -Y Julián la mira desconcertado.
No, no, no es cierto, Aimée despierta, Aimée mirame, nena, mirame, no te vayas Aimée, escuchame nena no puedes dejarme.
¡¡Señor haga algo!!

-No Julián ya es tarde.
-No, no puede ser. ¡¡Ayuda, llamen a un doctor!!
-Es inutil hijo, ella esta muerta, ya no pudieron hacer nada y queria que estuviera contigo.
-No, no, Aimée es mi vida, es todo lo que había deseado en la vida, es mi sueño y no quiero despertar mañana si ella, ¿cómo puede estar sin hacer nada?
¡¡Je t'aime Aimée, no me dejes!!

Despues de controlar la crisis de Julián, fue llevado a casa.
Desde ese día su vida no ha sido igual.

Jamás olvidara los dias de la epidemia de influenza, por que apesar de enfermarse y superarlo no era eso lo que había marcado su alma, si no la pérdida de Aimée, su amada.

***Fin***

Gracias a todos lo que siguieron esta historia.
Merci.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

te pasas me hiciste llorar :( estuvo muy emocionante pero el final tragico nunca lo espere, a pesar de todo creo que no pudiste elegir un final tan bello

CocodriloRojo dijo...

Buena historia.

Saludos

Hola

cArAmeLOZA ♥ dijo...

ahhh sabria q no terminaria bien esta historia... muy linda la vdd

¡¡lauritacheer!! dijo...

me ENCANTOOO!! ahaha y la cancion! no manches!! eres muy buena eh Karlitaa!!
:P

Vivienne dijo...

adoro esa cancióoooooooonnnnn!!!

La Vika dijo...

me enqanto la historiia!!

i si no hubiera sido final tragicamente romantiqo

no me hubiera gustado tanto!!

jeje...

me enqanta leerte karla!

feliciidades :)

ravenhoops dijo...

santo dios... tienes un talento espeluznante. wow chaparra. Que barbara. que te digo? pues mis comentarios solo serian semejantes a los ya publicados. Ahora si, creo que estas a un paso del proyecto grande. Pero quiero ser el primero en leer ese primer corte de edicion. jejejejeje. Felicidades!!!!!