miércoles, 29 de abril de 2009

Amor en tiempos de influenza... Parte 1

Hasta esa tarde del jueves 23 de Abril todo era igual en la superpoblada Ciudad de México. El tráfico, el estres, el desempleo, todo normal.

Aimée en la escuela como todos los dias esperando que den las 2 de la tarde para salir, llegar a casa y dormir, como siempre. Despertar, comer, la tarea, la tv, el internet, la misma rutina de los últimos 3 (o más) años de su vida.

Ese día al salir se dirigio sin cambio de rumbo a casa, abordando el metro inconcientemente en el mismo vagón de siempre, lista para sentarse en el mismo asiento que cada vez que subía encontraba vacío "Vaya, predestinado para mi" solía pensar.

Pero esta vez el vagón iba lleno y el asiento ocupado. Ocupado por un personaje de tennis negros y desordenada melena que debajo suponía ella escondía a un chico "obviamente". Se quedo parada al lado y lo miró con desdén esperando ver el rostro oculto debajo de ese cabello y unas gafas RayBan.

Levanto la vista. Ella se volteó. Él se quito las gafas. Ella lo ignoró.

-Sientate.
-No gracias, le respondio mirando de reojo.
-Anda niña sientate.- Y se levanto para cederle el asiento.
-Bueno.

Se sentó y mientras lo hacía lo miró y descubrio ese par de ojos negros acompañados de ojeras amoratadas. Lo miro de arriba a abajo en un arrebatado y minucioso examen que no pudo evitar, la curiosidad mató al gato verdad?

-Soy Julian. No suelo hablar con niñas raras de uniforme de escuela de paga pero despues de pasar por tu examen ocular creo que ya podemos intimar.
-¿Qué?
-¿Que cómo te llamas niña?
-Aimée y deja de llamarme niña, ya tengo 18.
-Si, pues tengo 19 y al ser menor, para mi, eres una niña Aide.
-Es Aimée. A-i-m-e-acento-e.
-Ves? Eres tan rara. Uniforme raro, me ves raro, te llamas raro.
-Te molesta mi rareza?
-No, me gusta.

Aimée sintió cierta... incomodidad, jamás hablaba con gente en el metro y no era normal que le hablaran asi "me gusta".

-Ya me voy, bajo aqui.
-Te acompaño?
-Nooo.

Salió casi corriendo de la estación, "que tipo más loco".
En toda la tarde no hizo más que recordar la escena, había alterado tanto su rutina personal que era más que obvio que lo haría. Y muy, muy en el fondo, esperaba encontrarlo al día siguiente.
"Que tonta, si eso es tan poco probable".

La noche de ese mismo jueves el padre de Aimée veia las noticias.
"Un nuevo virus de influenza ha llegado a la ciudad de México, se suspenden las clases en toda la ciudad y todos los niveles educativos, tanto en escuelas públicas como privadas".

-Mira, nena, mañana no hay escuela.
-¿Qué? Ahhh, que bien papá.

Lo que en realidad y sorpresivamente bajó sus animos, fue que la probabilidad de volver a encontrar al chico de los RayBan (que de por si ya era poca) ahora se despedazaba en su totalidad.

El padre de Aimée trabajaba en las oficinas de una empresa muy cercana a su escuela. Lo cual le devolvería la oportunidad de ver a Julián, aunque claro, ella aun no lo sabía.

-Pues mañana vas conmigo al trabajo quieres? Para que no te quedes sola.
-Si, esta bien papi.

Ella solo lo tiene a él y él solo lo tiene a ella. La madre de Aimée murió cuando ella tenía 2 años. Desde entonces Don Carlos ha sido padre y madre, y no lo ha hecho tan mal, solo que su hija tiene una ligera tendencia antisocial, al menos eso es lo que él cree.

La realidad es que Meme, como le dice de cariño su papá, tiene pocas pero buenas amigas y un extraño don para hacer conecte inmediato con los hombres, pero esto no ha beneficiado su vida amorosa como ella quisiera, sus intentos con los chicos siempre terminan en amistad, solo amistad, "eres demasiado buena con ellos" es lo que su amiga Vale suele decir.

Pasó toda la mañana siguiente en la empresa de su papá pero llegó un momento en que el aburrimiento la hizo su presa y decidió irse a casa, sin darse cuenta eran las 2.

-Padre, me voy a casa, tengo sueño.
-Ok Meme, te veo alla.

Abordó en la misma estación y el mismo vagón, al parecer ya había olvidado al melenudo aquel, pero cuando se sentó en su >>lugar común<< algo pasó.

-Hola Aide.
-Es Aimée.- Dijo ya por inercia.

Al levantar la mirada una sonrisa le iluminó el rostro.
"Sí, es él".


>>Parte 2, Viernes 1 de Mayo<<

8 comentarios:

LAGARTO dijo...

la histora va tomando forma esperemos la segunda parte

cArAmeLOZA ♥ dijo...

q bonita historia me
quede picada...
esperare con ansia
la segunda parte

Mars dijo...

¡¡Aimée!! Por costumbre (o lo que sea) leí Amélie.

Ya quiero que sea 1 de Mayo D:

La Vika dijo...

aii no se valee!!

nomas nos dejas pikadass

jeje

:)

esta emocionante!

Nð§h dijo...

ya casi es 1 de mayo!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
me ta gustando la historia,
si k si
:3

Karl Hoz dijo...

ya es 1

la otra parte Karlilla

Micha dijo...

:)

sí, queremos la otra parte.


Saludos

¡¡lauritacheer!! dijo...

eres mala x dejarnos asi..
tqm